PINTURA

LA CREACIÓN DEL HOMBRE - DIEGO RIVERA

El legado cultural de los pueblos originarios se observa tanto en la literatura como en el resto de las artes, según podés ver en esta imagen de una obra de Diego Rivera que representa una escena del Popol Vuh.



Se trata de un conjunto de acuarelas que en 1931, Diego Rivera pintó con el propósito de ilustrar la edición del Popol Vuh, el más rico legado mitológico del mundo quiché –antiguo pueblo de estirpe maya del noroeste de Guatemala- un libro sagrado, que explica el surgimiento del mundo y la creación del hombre.
El Popol Vuh o Biblia Maya, habla de los dioses primordiales, los orígenes del mundo, los enfrentamientos entre seres sobrenaturales y el triunfo del bien sobre el mal.

Con vivos colores Diego Rivera dejó en estas imágenes el testimonio de su emoción y pensamiento ante el mundo indígena.
La calidad de las acuarelas, su belleza, su imaginación portentosa, hacen de ellas una de los obras más importantes del pintor sobre las culturas aborígenes, y a la vez, representa un diálogo perfecto entre dos entidades antagónicas: sujeción y libertad.
Diego se extasía, juega, sueña, construye y desconstruye, logra perfectas abstracciones, llega al corazón del mito, se vuelve maya, se vuelve un quiché de los tiempos primigenios, respira el aire de los primeros días de la creación.
Rivera adopta una posición específicamente ambigua, donde sin abandonar su propio estilo, se apropia relativamente del estilo de la grafía maya, creando ese formidable híbrido.
Extraordinariamente imaginativas, estas ilustraciones del Popol Vuh están concebidas con un aliento épico, además de la acertada imaginación riveriana a la altura del relato del mundo mítico maya.


A continuación te propongo disfrutar del siguiente video!




"Hay dos sentidos de conocer. El mundano, en el cual yo no conozco a la sociedad, puesto que no tengo el honor de frecuentarla. Y el sentido bíblico, en el cual puede decirse que la conozco".
DIEGO RIVERA