febrero 19, 2012

MEDIANOCHE EN PARÍS

WOODY ALLEN

Allan Stewart Königsberg ( Brooklyn, Nueva York, 1 de diciembre de 1935), conocido como Woody Allen, es un director, guionista, actor, músico y escritor estadounidense ganador del premio Óscar en tres ocasiones.

Woody Allen


Medianoche en París, el genial cuento de hadas de Woody Allen

   Suenan las doce campanadas... y comienza la magia. No es 'Cenicienta' es 'Medianoche en París', la deliciosa fábula de un Woody Alen que se sirve de toda su genialidad para dilapidar la falacia comúnmente aceptada de que 'cualquier tiempo pasado fue mejor'.

   En 'Medianoche en París' hay mucho que disfrutar y que celebrar. Sobre todo el regreso del mejor Woody Allen. Su aventura francesa es sin duda lo más certero que ha firmado desde 'Macht Point'.

   Tras las fallidas 'El sueño de Casandra' y 'Vicky Cristina Barcelona' -La bella ciudad condal debe sentirse agraviada si compara su cinta con la francesa- y el poco pulso que demostró en 'Si la cosa funciona' y 'Conocerás al hombre tus sueños', Allen se redime dando un paso más. Ofrece todas las virtudes que se le presuponen y alguna otra ya casi olvidada. Golpes dignos de sus trabajos sobresalientes de antaño.

   Lo hace con un cuento hadas presentado con un planteamiento de lo más terrenal. Su alter-ego es un notable Owen Wilson. El actor interpreta a Gil, un guionista californiano cuyas aspiraciones literarias están aletargadas por la maquinaria y los talonarios de Hollywood.

   Para liberar el genio que lleva dentro decide viajar a París buscando la inspiración en la urbe que durante los años veinte fue refugio y vivero intelectual de artistas de la talla de Ernest Hemingway, Pablo Picasso, Scott Fitzgerald, Salvador Dalí o Luis Buñuel.

   Pero, para su desgracia, no ha viajado solo. Le acompaña su prometida, una pragmática pija a la que da vida Rachel McAdams, y sus suegros, fervientes votantes del partido republicano que no ven en él otra cosa que una decepción con brazos y piernas. Una sensación muy familiar. Para más inri, allí coinciden con Paul, un antiguo compañero de universidad de su novia que es tan estirado y sabelotodo que el calificativo de pedante se le queda corto. El yerno que querrían sus futuros suegros. Otra historia familiar.

   Tras una de estas tediosas cenas aguantando la remilgada cocina francesa y el monumental ego de Paul -encarnado a la perfección por Michael Sheen-, Gil decide dejar a sus acompañantes para pasear solo por las calles de París. Perdido por la ciudad del amor, se sienta en unas escaleras a recuperarse de los daños ocasionados por el vino local. Otro guiri borracho tirado en la calle.

   Cuando el reloj da las doce, un coche de hace casi un siglo llega lentamente. Para a su lado. Se abre una puerta y sus alegres pasajeros le invitan a subir. A partir de ahí... pura y auténtica MAGIA cinematográfica. Sí, con mayúsculas.

   Ese viejo coche es su billete hacia su propio paraíso: el París de los años veinte donde se codeará con la élite de la bohemia artística. Unos personajes que a Gil fascinan y que al espectador -siempre que esté mínimamente versado en la literatura, la pintura, el cine y las artes en general del último siglo- divertirán como pocas veces lo ha conseguido Allen. Y eso es decir mucho.

   Gil, y el público, se debate entre dos mundos. Por el día intenta escabullirse de sus compromisos para poder escribir, mientras que durante la noche disfruta de lo que para él es la mejor época de la Historia. Pero la edad de oro con la que siempre soñó pronto le traerá también infelicidades. Allen hace así bueno el axioma sobre el que edifica su genial entramado: Vivir, sea cuando sea, es en sí mismo un trabajo insatisfactorio.

   Es la moraleja, o mejor dicho una de ellas, que nos deja la genial y ocurrente fábula de Woody Allen. Un carta de amor a París, al arte de este siglo y a su cine. Una cita imprescindible con una deliciosa fotografía y una ensoñadora banda sonora. ¡Ah! También sale Carla Bruni. Eso sí, todo... a partir de medianoche. "europapress.es".

 




























MORFOLOGÍA

COMPOSICIÓN Y PARASÍNTESIS
La composición de palabras es uno de los procedimientos vivos en español actual para la creación de palabras. La parasíntesis es la responsable de la creación en español de muchas formaciones verbales.

La composición
La composición es un procedimiento de formación de palabras que consiste en unir dos o más raíces o palabras.
Saca + corchos = sacacorchos
Agrio + dulce = agridulce

Las palabras que se forman mediante composición se denominan palabras compuestas. Las palabras que se unen para formar una palabra compuesta pueden ser de muy diversos tipos
*      Verbo + sustantivo: rompecabezas.
*      Adjetivo + adjetivo: agridulce.
*      Sustantivo + adjetivo: pelirrojo.
*      Adverbio + verbo: maleducar.
*      Sustantivo + sustantivo: hombre rana.

Los elementos compositivos
Hay muchos compuestos que contienen una o más raíces griegas o latinas. Estas raíces se denominan elementos compositivos:
Insecto + cida (“exterminador”) = insecticida
Demo (“pueblo”) + cracia (“gobierno”) = democracia.
En el lenguaje científico y tecnológico es muy habitual la formación de nuevas palabras o neologismos a partir de estos elementos compositivos:
Termo (“temperatura”) + metro (“medida”) = termómetro
Micro (“pequeño”) + fono (“sonido”)= micrófono


Elementos compositivos de origen griego de uso frecuente

Elemento
Significado
Ejemplo
Bio-
Vida
Biología
Crono-
Tiempo
Cronómetro
Demo-
Pueblo
Democracia
Neo-
Nuevo
Neologismo
-arquía
Autoridad
Monarquía
-logía
Ciencia
Psicología
-patía
Sufrimiento
Cardiopatía
-terapia
curación
hidroterapia


Tipos de palabras compuestas


Hay que distinguir distintos tipos de compuestos según el grado de fusión de las palabras que lo han formado:
*      Compuestos solidarios o perfectos: se escriben juntos, solo admite morfemas flexivos el componente final y llevan un único acento (sacacorchos).
*      Compuestos no solidarios o imperfectos: se escriben separados, en ocasiones por un guión, cada uno mantiene su acento y hay vacilaciones en cuanto a la posición de los morfemas flexivos (los guardias-civiles /los los guardiaciviles).

Otra clasificación semántica de los compuestos responde a la distinción o no de núcleo en su estructura interna. Se entiende como núcleo del compuesto el elemento léxico del que el compuesto denota un subconjunto. Esta definición de núcleo permite identificar dos clases de compuestos:
*      Compuestos endocéntricos: presentan un núcleo (pez espada, que denota un tipo de pez).
*      Compuestos exocéntricos: carecen de núcleo, es decir, no se puede interpretar el compuesto como un subconjunto de ninguno de sus elementos léxicos (baloncesto, que no denota ni un tipo de balón, ni un tipo de cesto).

El género en los compuestos
En el caso de los endocéntricos el género del compuesto viene determinado generalmente por el del núcleo, sea cual sea su colocación dentro del compuesto (el año-luz).
Los compuestos exocéntricos suelen tomar el género de su hiperónimo, es decir, del término que tiene un significado general que lo incluye (el baloncesto, ya que es un deporte).
En los compuestos formados con verbos, el género por defecto es el masculino (el tocadiscos).

La parasíntesis
Las palabras parasintéticas contienen un prefijo y un sufijo que se unen simultáneamente a la raíz de otra palabra: entronizar (de en + trono + izar); es decir, que no existen previamente ni entronar ni tronizar.
En la formación de estos vocablos intervienen la composición y la derivación, como encañonar.

Esquemas derivativos más frecuentes en los verbos parasintéticos



Prefijo
Base
Sufijo
Ejemplo
a-
Adjetivo
-ar
Acomodar
a-
Sustantivo
-ar
Acorralar
En-/ em-
Adjetivo
-ar
Emborrachar
En- /em-
Sustantivo
-ar
Embotellar
En- /em-
adjetivo
-ecer
Empequeñecer



Esquemas derivativos más frecuentes en los adjetivos parasintéticos



Prefijo
Base
Sufijo
Ejemplo
a-
Adjetivo
-ado
Arrubiado
a-
sustantivo
-ado
enchapado




MORFOLOGÍA

DERIVACIÓN
Las lenguas disponen de varios mecanismos para crear palabras a partir de otras existentes; la derivación es uno de ellos. La palabra papel, por ejemplo, ha dado origen a papelera, empapelar, papelería, etc.
La derivación consiste en añadir un afijo a la raíz de una palabra para formar otra nueva. Es un procedimiento muy productivo en español.
Si el afijo está al comienzo, se denomina prefijo; si está en medio, interfijo o infijo y si está al final, sufijo.
La inmensa mayoría de los afijos del español son de origen griego o latino.
El conjunto de palabras relacionadas que tienen un origen común y comparten la misma raíz se denomina familia de palabras. Así, por ejemplo, bandera, banderilla, abanderar, etc., pertenecen a la misma familia de palabras.

Los prefijos
La prefijación es un procedimiento habitual en español para formar nuevas palabras. Consiste en anteponer un afijo a una palabra. El afijo antepuesto se denomina prefijo.
Poner--- reponer       moral-----amoral         hacer----deshacer

Prefijos frecuentes


Prefijos
Significado
Ejemplos
in;im;i
De negación: niegan el significado
De la palabra original.
Inmóvil; imposible; irracional
A;an;des,de; dis
De privación: indican ausencia.
Amoral; desnaturalizado; discapacitado
Sub;ante;pre; pos
De situación espacio-temporal: añaden
El significado de “lugar” o “situación”.
Subcutáneo; anteponer; preinscripción; posventa
Hiper; extra; super
De intensidad: expresan mayor o menor grado
O intensidad del significado de la palabra original.
Hipertensión; extraplano; superfijo
Re
De repetición: añaden el significado de “otra vez”.
Revivir; reutilizar
contra
De oposición: forman el contrario de la palabra
Original.
Contracorriente; contrabando; contraponer



Lo sufijos
El mecanismo más productivo en español para formar nuevas palabras es la sufijación. Este procedimiento consiste en añadir detrás de la raíz de un afijo, que recibe el nombre de sufijo.
Rico------ riqueza          fenómeno----- fenomenal
Al añadir un sufijo a una raíz se producen cambios en el significado y, con frecuencia, en la categoría de la palabra original.

Sufijos
Categoría final
Ejemplos
-dad, -ción, -eza
Sustantivos abstractos
Felicidad, creación, riqueza
-ble, -al, -oso
Adjetivos
Adorable, genial, estudioso
-izar, -ificar
Verbos a partir de adjetivos y sustantivos
Amenizar, relativizar, cosificar
-dor
Sustantivos o adjetivos a partir de verbos
Nadador, secuestrador, halagador

Algunos sufijos modifican el significado de la raíz matizando la cantidad o la intensidad, o muestran una actitud de aprecio o desprecio.

Sufijos apreciativos


Sufijos
Significado
Ejemplos
-ito, -ico, -cito, -illo
-cillo, -ín, -cín, -ecín
Diminutivos: pueden denotar pequeño tamaño o intensidad
O precio.
Casita, balconcillo, pequeñín
-ón, -azo, -ote
Aumentativos: pueden denotar gran tamaño o intensidad.
Novelón, madraza, grandote
-uelo, -zuelo, -ete, -ato
Despreciativo: indican desprecio.
Ladronzuelo, mojigato
-ísimo
Intensivos: aumentan la cualidad de la palabra a la que se añaden.
larguísimo





Los interfijos
La interfijación es otro de los fenómenos de la morfología derivativa. Consiste en añadir un interfijo entre la base y un sufijo derivativo entre la base y la flexión verbal.
Apretar-------- apretujar
En el caso de la interfijación, la suma de la base más el interfijo no existe como palabra independiente (apretuj).
Es este un proceso menos productivo que la sufijación y la prefijación en la formación de palabras.
A gran parte de los interfijos puede asociárseles determinado significado, aunque no de manera tan clara y definida como a los sufijos y prefijos.

Interfijos frecuentes


Interfijos
Significado
Ejemplos
-ar, -an
Dan una idea de abundancia.
Humareda, bocanada
-arr, -urr, -uj
Transmiten un significado despreciativo.
Jugarreta, canturrear, apretujón
-ot, -et (+ sufijos –ón,
-aso, -ada)
Dan idea de suceso ocurrido de golpe.
Pisotón, coletazo
-ic, -iqu
Transmiten la idea de una acción desarrollada sin interés.
Lloriquear
-ot, -et (+ sufijos –ear)
Dan idea de acción repetida.
Fregotear, toquetear




Lenguas aglutinantes: Las lenguas aglutinantes son las lenguas que establecen sus relaciones gramaticales básicamente mediante la yuxtaposición de afijos a raíces, como el finés, el vasco o el turco.